Los Aceites Sagrados Auricos

Los aceites áuricos son siete, y se corresponden a los siete chacras de los siete cuerpos del hombre: el doble etérico (plantilla energética que sostiene el cuerpo físico), el cuerpo emocional, el cuerpo mental, el corazón crístico, el cuerpo unificado, el cuerpo celestial y el cuerpo causal.

Estos aceites han de utilizarse sólo cuando ya se han purificado los siete chacras físicos (raíz, sacro, plexo solar, corazón, garganta, tercer ojo y corona) y estos están abiertos y alineados. Si esto no es así, el uso de los aceites áuricos podría ser contraproducente.

Los aceites áuricos se pondrán en el cuerpo en forma de cuádrigas (esto se estudia en el curso de Aromaterapia Egipcia) u otras combinaciones adaptadas a cada persona, en masaje (p.ej. 'Masaje del Faraón' o 'Masaje de Gotas de Lluvia'), en quemador o en bañera o ducha.

Es muy importante que no se utilicen si no se conocen bien pues podrían llevar a una persona a estados alterados de conciencia, para lo cual algunas personas pueden no estar preparadas.

Una breve reseña sobre ellos es la siguiente (más info puedes encontrarla en nuestra Tienda, ver cada aceite en concreto):

 

ACEITE DE PAPIRO

Se corresponde al octavo chacra y al doble etérico (el patrón original del humano). Ayuda a reunificar la parte mental-racional del humano con el Espíritu. A su vez, resuena con el chacra raíz, colaborando a permanecer anclados a tierra.

 

ACEITE DE MIRRA

Se corresponde al noveno chacra y al cuerpo emocional de la persona. Nos conecta con nuestras emociones y con nuestro pasado. Su resonancia es con el segundo chacra físico, el sacro. Nos ayuda a reconocer y despertar al Maestro que todos tenemos en nuestro interior. Resuena con el Tercer Ojo y con el cuerpo celestial.

 

ACEITE DE INCIENSO

Se corresponde con el décimo chacra y con el cuerpo mental del hombre, el auto-conocimiento, el intelecto o ego, así como con el pensamiento intuitivo. Resuena con el chacra de la garganta. Cuando nos elevamos a un conocimiento superior, este chacra se abre y nos lleva a niveles de conciencia de planos más elevados. Si la persona mantiene pensamientos negativos por mucho tiempo este chacra se bloquea, el sistema inmunitario se deprime y aparece la enfermedad.

 

ACEITE DE FLOR DEL NILO 

Se corresponde al décimo primer chacra, el Templo del Alma, el Corazón Crístico. Es la barca solar que nos lleva a un viaje espiritual para lleva a la conciencia más allá de lo puramente material. También nos ayuda a no dar vueltas y vueltas en nuestro camino evolutivo, nos hace ver el rumbo y se nos revela mejor el propósito de nuestra encarnación. Protege el aura de energías negativas y de los psiquísmos de otras personas. Nos hace sentir y expresar el Amor Incondicional Divino.

 

ACEITE DE AGUA DORADA

Se corresponde al decimo segundo chacra. Está conectado con el plexo solar. Es el Templo de la Conciencia Unificada (el Yo Soy o Yo Superior). Es el Disco Solar de los antiguos egipcios. La sabiduría y el conocimiento de la energía crística o energía dorada.

 

ACEITE DE CARNATION

Se corresponde al decimo tercer chacra. El el Cuerpo Celestial. Nivel del Extasis Espiritual. Sentimos que somos Uno con Dios. Repara y sella el aura y sana a todos los niveles. Resuena con el noveno chacra y el segundo (físico).

 

ACEITE DE FLOR DE SAQQARA 

Se corresponde al decimo cuarto chacra. Es el Cuerpo Causal. Resuena con el septimo chacra, el corona y el primero, raíz. Contiene los Resistros Akashicos o memorias de todas las encarnaciones. Contiene también el plan de vida. Nos ayuda a equilibrar la energía masculina y femenina dentro de nosotros, el Ida y el Píngala.